Viernes, Enero 20, 2017
A- A A+

El debate de los buscadores


Las empresas argumentaron que los motores de búsqueda no son responsables de los contenidos en Internet. Se defendieron así en la causa en la que una modelo los acusa porque su nombre aparece vinculado con páginas pornográficas. También expuso su abogado.
La Corte Suprema de Justicia finalizó ayer al mediodía la audiencia pública por la causa en la que la modelo María Belén Rodríguez demandó a Google y a Yahoo! por “daños y perjuicios”, porque en los resultados de esas plataformas su imagen aparecía vinculada con sitios que suministran contenidos de índole sexual. En el caso se pone en tela de juicio la responsabilidad aplicable a los buscadores de Internet, cuya actividad permite estos tipos de enlaces que pueden afectar la dignidad, honor, intimidad o imagen de las personas. El máximo tribunal escuchó a las partes y, sobre la base de sus argumentos, dará a conocer su fallo en las próximas semanas.
La audiencia de ayer fue la continuación de la del miércoles de la semana pasada, en la que expusieron sus informes sobre el tema los amicus curiae (“amigos del tribunal”), entre los que se encontraban el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, el Centro de Estudios en Derecho y Economía de la Facultad de Derecho de la UBA, la Comisión de Alta Tecnología del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, especialistas en informática, constitucionalistas y catedráticos.
 
En la Sala de Audiencias del cuarto piso del Palacio de Justicia, los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Enrique Petracchi y Juan Carlos Maqueda ayer pusieron especial énfasis en el interrogatorio a los abogados de las partes, que duró alrededor de 50 minutos para cada uno.
 
La posición de los abogados de la joven modelo se centró en atacar a los buscadores por conocer los “contenidos” de los sitios y ser responsables por las “vinculaciones” que realizan. “Si uno busca a Belén aparece el enlace ‘María Belén Rodríguez desnuda’ y si sigue, aparece pornografía, ni filosofía ni literatura”, graficó Alejandro Aráoz Castex, uno de los cuatro abogados que defienden a Rodríguez.
 
Maqueda planteó si la modelo había dado consentimiento o autorización para determinadas fotografías que finalmente fueron subidas a la red y enlazadas con páginas de pornografía. Aráoz Castex respondió que sí, aunque dejó en claro que “sólo para ese medio”.
 
El letrado manifestó también que, a raíz de la falta de jurisprudencia internacional, quizás Argentina sea “el primer país que establezca la responsabilidad” de los motores de búsqueda y advirtió que, ante una medida cautelar, “Google pudo cumplir y bloquearon las fotos que la Justicia ordenó. El buscador pudo distinguir entre una imagen y otra, sin afectar la libertad de expresión”.
 
“¿Pretende hacer desaparecer a los buscadores?”, interrogó Highton, y obtuvo la respuesta negativa de Aráoz Castex: “Para nada, yo ‘googleo’ bastante; pero lo que se busca es que regulen los sitios con contenido sexual”, al tiempo que negó que se afecte la libertad de expresión, ya que “la pornografía no es opinión ni información”.
 
A su turno, la defensa de Google, encabezada por el abogado Mariano Florencio Grondona, sostuvo que “la finalidad (del motor de búsqueda) es dar información”, y explicaron técnicamente los procesos que siguen los “robots” y algoritmos para agrupar la información almacenada.
 
El abogado preguntó si “el derecho argentino va a imponer a los buscadores una carga de controlar los contenidos de Internet” y aseguró que el buscador quita los contenidos agraviantes “en la medida en que se indique en forma precisa el contenido ilegal”. Ante la “legalidad manifiesta (del planteo) se bloquea, caso contrario el interesado recurre a la Justicia y con la orden judicial se baja”.
 
Lorenzetti citó informes según los cuales en lo que va del año Google ya recibió “más de cien millones de pedidos de eliminaciones de buscador”, a lo que la ejecutiva de la empresa María Baudino explicó que en el caso de la modelo “hubo una negativa consistente y prolongada para identificar el contenido” cuyo acceso se pretendía bloquear.
 
“Por orden judicial o notificación privada es necesario identificar el contenido. Si no se identifica la URL (dirección del sitio), nadie tiene la posibilidad de saber de qué estamos hablando”, sostuvo la ejecutiva de Google, y Lorenzetti replicó que “en el caso de Belén Rodríguez, el primero es un sitio pornográfico”. “Ningún buscador es responsable de los contenidos de la web”, insistió Baudino.
 
El juez preguntó, además, por qué un buscador que puede preventivamente filtrar contenidos para niños o sobre terrorismo, no puede hacer lo propio con modelos que aparecen vinculadas falsamente con sitios pornográficos. El ejecutivo de Google Donald Tanguay recordó que hay mecanismos específicos de filtros de búsquedas como Safesearch, pero aclaró que “existe, es automático y hay muchos errores”.
 
La causa fue iniciada por la demanda de la modelo contra Google y Yahoo! por daños y perjuicios y consiguió que la Justicia hiciese lugar a su reclamo y obligase a los buscadores a pagarle 120 mil pesos de indemnización y a retirar de sus resultados cualquier sitio que asociase el nombre o la imagen de la modelo con contenido de índole sexual.
 
Sin embargo, la Sala A de la Cámara Civil revocó la sentencia a Yahoo!, redujo el monto de la indemnización de Google a 50 mil pesos y dejó sin efecto la medida de retirar los sitios debido a que entendió que son responsables sólo si “habiendo tomado conocimiento de la existencia de contenidos nocivos no proceden a bloquearlos con prontitud”.
 
La gerenta de Comunicaciones de Google Argentina, María Florencia Sabatini, dijo en un comunicado: “Estamos muy contentos con la decisión de la Corte Suprema de convocar a esta audiencia pública porque ha logrado instalar un debate acerca de la responsabilidad de los intermediarios y la libertad de expresión que es extremadamente enriquecedor para la opinión pública”. “Ojalá sea el primer fallo que establezca un régimen de responsabilidad” para los buscadores, sostuvo, por su parte, el abogado Aráoz Castex.

Fuente: Pagina12.com.ar