Viernes, Enero 20, 2017
A- A A+

Las empresas salen a buscar expertos en neuromarketing

 

Cada vez más empresas buscan profesionales del neuromarketing en el mercado y por eso varias universidades –como la UAI y la Di Tella– están comenzando a incluirla en sus carreras de negocios. Las compañías arman sus estrategias de venta justamente basándose en los conceptos que aporta esta disciplina. Vale todo: aromas, colores, música.

“Se ha demostrado que una persona frente a una góndola vive una estimulación desde la metaconciencia que le dicta qué producto llevar –explicó a Clarín el especialista, Néstor Braidot–. Existe un área del cerebro que llamamos ´botón de compra’, que se activa para decidir entre comprar un producto o no”.

“Antes de la neurociencia, el marketing trabajó sobre los comportamientos. Se analizaban patrones de conducta que luego las marcas aplicaban para desarrollar estrategias”, dijo la consultora Susana Marquis, representante de SOMAR Argentina. “Por ejemplo –explica–, en las líneas de caja se ponen los productos que más tientan, como golosinas y gaseosas, y los llamados ‘productos olvidados’, que siempre usamos y siempre olvidamos comprar, como baterías o pañuelitos. La idea es que a más tiempo pasemos haciendo cola mirando las estanterías, más posibilidad de sucumbir a la tentación”.

Recientemente ha ganado peso el estudio “de lo que ocurre internamente en el individuo a partir de lo que exterioriza. Se mide la respuesta emocional al estímulo,” comentó Braidot. Por ejemplo, para definir la música ambiental más apropiada para una compañía de seguros local, a cada persona se le colocó un ‘holter’ y midieron los cambios en la frecuencia cardíaca según la música. “Determinamos la música más apropiada en función de lo que la frecuencia cardíaca del individuo decía,” señaló Braidot. De la misma manera, se trabaja la experiencia sensible con olores –muy común en cadenas de hotelería– y colores (ver ilustración). Según Braidot, la revolución neurocientífica también abre las puertas al desarrollo de habilidades para aprender a usar mejor el cerebro. “Es un tema apasionante,” resumió.

Fuente: Clarin.com